Desde que Elías cumplió 18 meses tiene un gran interés por las actividades manuales y una mayor capacidad de concentración, así que hace algunas semanas decidí crearle un verdadero espacio artístico de inspiración Montessori y ahora nuestras mañanas están llenas de actividades que disfrutamos muchísimo y por eso quisimos compartir la idea en el blog.
Los materiales están dispuestos ordenadamente para que Elías pueda usarlos libremente cada vez que quiera trabajar.
Tiene elementos de limpieza disponibles como el delantal, esponja y trapo para que pueda organizar una vez haya terminado, obviamente no lo hace perfecto y nosotros le ayudamos, pero lo esencial es que él comprenda que debe cuidar de su ambiente.
Nuestros materiales

Un tarro de plastilina
Crayolas amarillo, azul y rojo
Acuarelas
Un cuaderno de papel reciclado
Un servilletero que sirve de soporte para exhibir las obras
Un delantal
Una Tabla de madera
Una jarra con agua
Un cuchillo tipo mantequillero (punta redondeada)
Un rodillo pequeño
Un embudo
Un colador
Moldes para galletas
Moldes de plástico
Cucharas de madera
Tazas medidoras
Un bowl de cerámica
Una esponja y un trapo para limpiar
Una silla.
En la parte inferior de la biblioteca ubicamos material como hojas, cochas de mar, perlas de colores, pintura, harina y arena sensorial, que están guardados en frascos que Elías todavía no sabe abrir (Menos mal!).

Básicamente lo que hacemos es muy libre, es decir, no son actividades muy dirigidas ni metódicas, por el contrario mi idea de este espacio es que se preste para la exploración y la experimentación y que Elías pueda disfrutar de su tiempo, trabajar con sus manos, desarrollar su creatividad y sus destrezas manuales, pero sobre todo lo que más disfruto es pasar tiempo con él y ver cómo crece.

A Elías le encanta que yo me siente a su lado y trabaje con él, aunque ya ha comenzado a usar solito los materiales y a veces lo encuentro trabajando con plastilina o usando sus acuarelas… como para comérselo, no?

Les confieso que estoy feliz con el resultado, siento que no solamente Elías está dichoso con su espacio sino que además yo tengo la oportunidad de trabajar un poco mis talentos y habilidades manuales que estaban tan subutilizadas! (lo mismo el papá, jeje).

Realmente no se necesita mucho esfuerzo para crear un espacio así, tampoco mucho dinero, nosotros reciclamos la mesa de la sala y la mayoría de elementos de este rincón artístico son económicos y se pueden conseguir en un almacén de cadena o de hogar.
Lo principal es la motivación y el amor que le ponemos a las cosas, aunque nuestro apartamento es pequeño poco a poco va tomando la forma que queremos y le estamos sacando todo el potecial a cada rincón, eso demuestra que cuando queremos no existen barreras.
Esperamos que este artículo te haya gustado y te sirva de inspiración para crear un rincón de arte en tu casa.
Juliana, Papás sin manual.

Source: New feed

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies