Qué tienen en común las mamás que dan lactancia exclusiva? Por qué algunas mujeres pueden amamantar sin necesidad de recurrir a la fórmula? Cómo hacen las madres que amamantan más de un año o incluso dos?
Quiero empezar haciendo una aclaración sobre el título de este artículo, el cual fue escogido para llamar la atención de muchas madres.
Todas somos lecheras, no hay buenas ni malas lecheras y hoy les voy a explicar cuáles son los principales problemas que enfrenta una madre en post parto y qué necesitamos para salir bien libradas con la lactancia.
El problema número 1 no es la falta de leche
sino la falta de apoyo
El apoyo es fundamental en la lactancia, el principal causante de que una mamá no amamante o abandone la lactancia de forma precoz es su círculo más cercano, con esto no quiero decir que la familia y los amigos no apoyen la lactancia, todo lo contrario, la mayoría de las personas están a favor de amamantar, lo que pasa es que muy pocas personas conciben que un bebé esté bien alimentado exclusivamente con la leche de su madre y frecuentemente atribuyen el llanto del bebé al hambre.
Guerra avisada no mata soldado
Ya sea que tengas un hijo de 1 día, 1 mes, 6 meses, un año, dos años o tres, la gente siempre va a opinar sobre tu lactancia… así que si estás esperando bebé o acabas de tenerlo te lo digo de una vez y sin darle vueltas al asunto: vete acostumbrando porque no importa la edad que tenga tu hijo, ellos siempre van a hablar de tus tetas.
Ellos son: tu mamá, tu suegra, tus abuelas, tus tías, tus primas, tus amigas, tus compañeras, tus vecinas, las desconocidas y todas las anteriores en versión masculina (sin olvidar los médicos que no saben ni un comino de lactancia pero sí se las saben todas en cuanto a la leche de tarro)… obvio nadie lo hace con mala intención, pero tenlo por seguro que si alguien hace un comentario negativo sobre la lactancia es porque no cuenta con la información adecuada y por lo tanto no es una fuente "confiable", aquí te explico por qué no hay que creer todo lo que nos dicen y qué necesitas para amamantar tranquilamente.
Las frases típicas
Desde el embarazo te empiezan a meter terrorismo:
"Yo no tuve, vos no vas a tener", "yo no tuve casi, vos seguro tampoco", "no te han crecido los senos, no vas a tener leche", "yo nunca tuve leche", "prepárate porque eso duele demasiado", "hay que comprar leche de tarro por si acaso", "tienes que tener teteros, chupas, esterilizador", etc.
Apenas nace se confirma el terrorismo:

"Tenés que tomar hijono, aguapanela, malta y cuanto brebaje existe para producir mucha leche", "está llorando, seguro es por hambre", "abre mucho la boca, es por hambre", "tiene cólico, demás que tu leche le cae mal", "tenés los senos pequeños seguro no producís suficiente", "pide mucho, es que no queda lleno", "se despierta en la noche, seguro tiene hambre", "dale fórmula, así estás segura de saber cuánto toma", "a los bebés hay que complementarles", "extraete a ver cuánta leche producís" o si eres de las que les salen chorros te dicen "le tenés que dar teterito también para que se acostumbre".
Apenas crece:"Esa leche ya no alimenta", "está entetado", "está mal acostumbrado", "todavía te sale?", "todavía tienes leche?", "ya hay que darle sopita que eso es lo que alimenta".
Apenas crece "demasiado":
"Hasta cuándo lo vas a alimentar?????", "no come por vivir pegado", "en serio nunca ha tomado tetero??????????" (esta última con cara de espanto).
Cuando superas lo inimaginable para la mayoría de personas:
Ya no te dicen nada!
Tranquila…
Como ves no eres la primera ni serás la última en recibir críticas o comentarios relacionados con la lactancia, casi todas las mamás hemos pasado por eso, pero la buena noticia es que ninguna de las frases es cierta, SON SOLO MITOS.
Confía, tú puedes amamantar
Olvídate de mitos, ideas, creencias, el tamaño de los senos no influye en la cantidad de leche, el extractor nunca será una prueba de cuanta leche produces, un bebé que llora no es sinónimo de hambre, un bebé que viva pegado de la teta no quiere decir que no se llene, un bebé al que le da reflujo o cólicos no es porque la leche de su mamá sea mala, es completamente normal que un bebé se despierte varias veces en la noche, no lo tienes que acostumbrar al tetero, no le tienes que dar chupa, ninguna leche de tarro es mejor que la materna, ser "lechera" o "poco lechera" no se hereda, la leche nunca deja de ser alimenticia y nunca pierde sus propiedades, no hay una edad definida para dejar de amamantar y puedes hacerlo durante todo el tiempo que tú quieras… ojalá el mayor tiempo posible.
Ahh y nunca se te olvide: mientras haya succión, habrá leche.
Mujeres empoderadas, madres felices y mucha leche
He descubierto cuál es el factor denominador de todas las mamás que dan teta y no complementan y no es ninguna bebida, no es un medicamento, no es una planta con propiedades especiales, no es una terapia alternativa, no es nada de lo que se puedan imaginar… es tan simple como estar informadas y empoderadas, sí señoras, ese es el secreto, las mamás informadas son "más lecheras".
En nuestro contexto es indispensable estar informadas, porque vivimos en medio de mitos urbanos y falsas creencias alrededor de la lactancia, somos presa fácil de comentarios de familiares, amigos o incluso desconocidos, fácilmente podemos caer en la inseguridad y llenarnos de miedos, dejarnos contagiar de lo que nos dicen los demás y en ese momento es cuando seremos más vulnerables y tomaremos la decisión de dar leche de fórmula.
Estar informadas hoy en día es una prioridad, saber qué pasa con nuestro cuerpo, sentir que todo es perfecto, que tenemos la capacidad de alimentar a nuestros hijos, que podemos brindarles lo mejor, que somos normales, que dar teta es prehistórico y que nadie tiene la autoridad para ponerlo en duda.
Estar informadas nos permite conectarnos con nuestra sabiduría, tener herramientas para confrontar a quienes no creen, es sentir nuestro poder femenino, sentir el instinto materno en su máxima expresión y tener la certeza de que estamos haciendo las cosas bien.
Cuando una mujer tiene información, confianza y apoyo se convierte en una mamá empoderada, en una mujer que aprende que debe escuchar su instinto, que nadie puede decirle mejor que su corazón lo que tiene que hacer, esa mujer vivirá con más tranquilidad y más herramientas la maternidad.
Dónde encuentro apoyo?
Desde mi experiencia las cosas que he hecho que han permitido afirmar mi deseo de amamantar y superar algunos problemas o críticas han sido asistir a encuentros para mamás.
Si tienes dudas, si tienes problemas, si estás confundida o simplemente quieres saber más t

e recomiendo asistir a las reuniones deLa Liga de la Leche para que resuelvas tus inquietudes y te sientas acompañada.
Si tu caso es muy urgente, si necesitas ayuda busca una asesora en lactancia.
Trata de encontrar un pediatra que apoye la lactancia materna, que créeme son muy pocos y para no desfallecer en el intento puedes pedirle referencias a otras mamás.
Algunos pediatras que conozco que apoyan la lactancia son: Paula Henao (también es asesora en lactancia), Luis Fernando Gómez, Ana Cristina Gómez, Carlos Arnulfo Escobar (el nuestro).
Te recomiendo buscar los grupos de madres de tu ciudad y si no existen puedes crearlos!
Si estás en Medellín puedes ir a los talleres de Mamás Tejiendo Camino, unirte a los grupos de Juego y Crianza de las Ludotecas, encontrar grupos de crianza o de apoyo a la maternidad y unirte al grupo de las mamás itinerantes.
No pares aquí.
Estos artículos del blog seguro te interesan:

Source: New feed

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies