Hoy quiero hablarles de cómo fue el proceso de destete progresivo con mi hijo de 2 años y medio.
Siempre tuve claro que no haría lactancia en tandem, de solo pensarlo me daba taquicardia! Yo soy poco paciente, me enojo con facilidad, en resumen no soy nada zen contrariamente a lo que la gente piensa de mí, así que decidí destetar antes de que llegara el hermanito.
Amamantar en estado de gestación me pareció un tormento al principio, fue doloroso e incómodo porque tenía mucha sensibilidad pero aún así quise continuar y hacer un destete gradual, que fuera lo menos traumático posible para Elías y para mí. Mi "meta" siempre había sido llegar a los 2 años y como además coincidió con el embarazo comencé a preparar psicológicamente a mi hijo para que lo fuera procesando, varias veces al día le decía que pronto se iba a acabar la tetica y que ya iba a ser para alimentar al hermanito… Grave error! Se volvió teta-adicto! Solo quería estar pegado de día y de noche y yo me iba a enloquecer.
El día que Elías cumplió 2 años fue horrible, él llevaba tantos días escuchando que la tetica se iba a acabar cuando tuviera dos años que el día de su cumpleaños se puso muy nervioso y no paraba de llorar por cualquier cosa… Ahí caí en cuenta de que venía haciendo todo mal, le pedí perdón y le dije que ese día no sería, que lo haríamos poco a poco… se tranquilizó.
Al otro día hablé con una amiga que ya había pasado por eso y me dio muy buenos consejos, entendí que no tenía que "machacarle" el cuento de la teta, que lo mejor era no hablar de teta para nada, pero lo más importante: Hice las paces conmigo misma, me quité la culpa, me liberé y tomé la decisión de comenzar verdaderamente el destete. Definí que dejaría unas tomas prioritarias y que quitaría una cada semana hasta lograr el destete.
Como ya estaba previsto al día siguiente Elías comenzó el jardín, lo cuál facilitó muchísimo las cosas.
Nos quedamos con estas tomas: la del despertar, la de la siesta de la tarde, la de después de la siesta y la toma para dormir la adelantamos y acordamos que ya sería la última del día hasta que saliera el sol… Seguimos colechando y cambiamos la teta por abrazos.
A partir de ese día empecé a dormir con camisa de cuello tortuga y manga larga… No tenía opción de sacar la teta por ninguna parte!! Las primeras noches se despertaba pero yo le explicaba que la tetica estaba guardada y que podría tomar cuando saliera el sol, ya después se contentaba con solo ponerle la mano por encima de la ropa y empezó a dormir de corrido toda la noche…. El momento más esperado de la vida!!! Habíamos logrado el destete nocturno y además sin llantos ni traumas.
A partir de ese momento me mantuve constante, siempre que me pedía teta en un momento distinto al de las tomas definidas yo le respondía con tranquilidad, le recordaba cuando sería la próxima y le proponía hacer otra cosa. Así nos fuimos yendo, cada domingo quitaba una toma y en un mes ya solo nos quedaba la del despertar… Nunca me imaginé que pudiera llegar tan rápido el momento del destete por lo que decidí prolongar unas semanas más… Pasaron las semanas y Elías mostraba cada vez menos interés por la teta, en un momento dado decidí darle solo de un seno y de pronto había días en los que se despertaba sin pedir nada o en los que mamaba 5 segundos y con eso le bastaba… El proceso duró solo tres meses y se acabó sin darnos realmente cuenta, no puedo decir un día exacto en el que todo terminó, simplemente sucedió de forma muy natural y tranquila durante el sexto mes de gestación.
Mi hijo siguió adorando su tetica y hoy en día todavía lo tranquiliza ponerle la manito encima para dormirse. Elías dejó de mamar pero nuestro amor no cambió, aprendimos otras maneras de darnos cariño y afecto, nuevas formas de decirnos te amo.
Juliana, Papás sin manual.

Source: New feed

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies