Esta es una recopilación de todas las astucias que nos han funcionado en estos 18 meses de viajes con nuestro pequeño que vuela por los cielos desde que tiene 2 meses. Te daré los mejores consejos para alistar la pañalera, la comida, los juegos y pasar las escalas en los aeropuertos.
Sin duda viajar con un bebé nos asusta un poco a todos, pero en realidad es más llevadero de lo que parece! Lo más importante es la actitud, prepara todo con tiempo y proyecta una actitud positiva!
Traté de hacer un artículo lo más completo posible, espero que estos consejos podrán servirte de inspiración, recuerda adaptarlos a tu familia, recuerda que cada familia y cada niño es diferente, pero lo más importante es tener una idea de cómo organizarse.
Para situarte un poco en contexto si no nos conoces somos una familia franco-colombiana y vivimos en Colombia, este es nuestro tercer viaje a Francia con nuestro hijo Elías, nos encanta viajar y también hemos visitado Puerto Rico, Marruecos y Costa Rica en compañía de nuestro pequeño explorador.
Empecemos >>>>>
La pañalera
Lleva las cosas realmente indispensables y que consideras que serán super útiles para ti durante el viaje.
En la pañalera es preferible cargar pocas cosas, nosotros llevamos un delantal para las comidas, dos camisas y un pantalón, un saco, pañitos húmedos y 4 pañales, un libro y uno de sus juguetes preferidos.
En otra maleta de mano ponemos cosas extras que podríamos necesitar pero que no son tan indispensables como una cobija, más ropa, pañales, libros y juguetes.
Es muy importante tener a la mano los documentos de identidad, el registro civil original siempre es requisito para cualquier tipo de vuelo y además de eso es importante llevar el carnet de vacunas para viajes internacionales.
Para facilitar los controles de seguridad y el abordaje del avión nos gusta tener siempre a mano los pasaportes y los pases de abordar en un bolsito pequeño.
el portabebés
Para nosotros es el artículo INDISPENSABLE que no nos puede faltar por nada del mundo!
Es super cómodo para hacer las filas sin que el bebé se escape o se ponga a llorar de aburrimiento, ahí puedo darle teta en cualquier momento y puede dormir durante el viaje.
Ten en cuenta que al igual que un coche en todos los aeropuertos tendrás que pasar el portabebés por la cinta de seguridad (salvo algunas excepciones) pero la ventaja del portabebés es que tienes tus manos libres, tu bebé va muy tranquilo pegadito a ti y no tendrás que esperar a que salgan todos los pasajeros para bajarte del avión.

Definitivamente un portabebés ergonómico es una salvación y una herramienta que hace que cualquier viaje sea más llevadero.
La comida
Nosotros siempre hemos sido muy prácticos con la alimentación de Elías, hasta los 6 meses solo lactancia y a partir de ahí comenzamos con Baby Led Weaning (sin dejar la teta!!) y nos ha parecido una maravilla para los viajes porque no hay que complicarse con sopas, compotas, calentar comida…
Si tenemos un vuelo corto llevamos fruta fresca en trozos, unas galletas o incluso verdura en palitos, pero si tenemos un viaje largo no solemos llevar comida perecedera.
En los vuelos largos les dan un frasco de compota a los bebés, nosotros preferimos darle de nuestra comida que por lo general se adapta muy bien y es fácil de comer: arroz o pastas, carne de res en trozos, arvejas, pan… es lo que usualmente tienen de menú y si tienes un bebé muy comelón puedes intentar pedir un plato extra.
Para el resto del viaje lo ideal es tener snacks saludables, nosotros preparamos snacks caseros, en este último viaje llevamos ciruelas, galletas de arroz inflado y un paquete de frutas deshidratadas que le encantaron a Elías.
Si tienes un bebé está permitido llevar una botella de agua o un termo para él y no tendrás ningún problema en los controles de seguridad.

Elías a los 8 meses comiendo en la escala en Bogotá
Con respecto a la leche, nuestro hijo toma leche materna, así que él siempre tiene su leche disponible que además de alimentarlo le brinda tranquilidad, le permite dormirse fácilmente en el avión y hace que no le duelan sus oídos al despegar o aterrizar.
En nuestra sección de recetas encontrarás muchas ideas aptas para llevar en avión.
La ropa
Lo mejor es vestir al bebé con ropa muy cómoda, preferiblemente una sudadera y una camiseta de manga larga, la sudadera le permitirá sentirse muy libre y la camiseta de manga larga nos evita tener que preocuparnos por el aire acondicionado en los aeropuertos y en los aviones.
el Sueño
El sueño de todo padre es que su bebé duerma plácidamente en el avión y eso obviamente depende de un conjunto de factores y mucha suerte!!
Serás el más suertudo si la hora del vuelo coincide más o menos con la hora de la siesta o mejor aún, con su hora de irse a la cama.
Si tienes la dicha de amamantar a tu bebé te darás cuenta del poder que tiene la combinación avión + teta… un super somnífero!!
Yo la llamo la teta-anestesia y se puede aplicar sin moderación cada que el bebé se intente despertar! Te aseguro que hay una gran probabilidad de que caiga rendido de nuevo!

Los vuelos largos generalmente son de noche para favorecer el descanso de los pasajeros, así que si tienes un viaje largo tu bebé seguramente dormirá gran parte del trayecto.
Si tu bebé tiene menos de un año y tienes un vuelo largo podrás pedirle a las azafatas que te ubiquen en uno de los asientos delanteros donde pueden instalar una cuna, así no tendrás que cargar a tu bebé todo el tiempo y podrás descansar un poco más.
En los vuelos largos siempre hay cobijas, pero no está demás llevar una si tienes un bebé pequeño.
Elías ya está muy grande y no cabe en las cunas pero en nuestro último viaje tuvimos la fortuna de que la azafata nos cambiara de lugar para tener una fila de 3 sillas y pudimos acostar a Elías en el medio de nosotros con sus piernas sobre el papá… así durmió 7 horas y media de las 10 horas y media que duraba el vuelo, de no haber sido así Elías hubiera dormido en mis brazos inicialmente y luego hubiéramos terminado por cargarlo en el portabebés como lo hacemos usualmente.

Elías durmiendo en la Manduca.
Así estábamos en el último vuelo… fundidos!!
Entretenimiento
Para nosotros lo ideal para cargar los juguetes durante los viajes siempre ha sido una tula de tela, así no sobre cargamos la pañalera y tenemos los juguetes siempre a mano!
Prepara una selección de libros, juguetes y artículos para que tu bebé se entretenga, sobre todo si está despierto y se pone un poco inquieto en el avión, deben ser cosas que sean super interesantes para él y ojalá haya alguna que otra novedad!
Lo que nosotros hicimos fue esconderle sus cosas favoritas una semana antes para que causaran un efecto sorpresa en el avión!

A nosotros no nos gusta que nuestro hijo mire pantallas electrónicas así que nos esforzamos en elegir muy bien lo que vamos a llevarle para que pueda concentrarse largo rato! Lo mejor para nosotros son los libros y los juguetes en madera

Elías adora los libros, en especial este libro de animales que nos acompaña cuando vamos a estar quietos por mucho tiempo en algún lugar.
Como Elías ya es un bebé grande me pareció que esta vez podíamos incluir algunas actividades manuales como plastilina, una libreta y crayolas y un pequeño libro sensorial de velcro que le hice especialmente para el viaje.

Este es el libro sensorial que le hice
Elías se despertó mientras que los demás pasajeros dormían… todavía nos quedaban 3 horas de vuelo, así que decidimos hacer algunas manualidades en silencio.

Elías disfrutó mucho con unas calco manías que le regalaron las azafatas, pasamos un buen momento en familia y definitivamente es una actividad que nos pareció perfecta para los viajes en avión.

Las Escalas
Si tienes un viaje largo lo más probable es que tengas que hacer una o dos escalas y aunque tres horas puede parecer mucho tiempo en realidad es el tiempo perfecto para descansar, comer y beber algo, cambiarle el pañal y la ropa al bebé antes de tomar otro vuelo.
En los grandes aeropuertos suelen haber zonas de recreación para los niños, no dudes en buscarla porque incluso si se trata de algo sencillo puede hacer que un niño se divierta y se distraiga del “modo viaje” y eso hará que tome el siguiente avión con mejor disposición.

Haciendo escala en Madrid a los 10 meses.
No importa si en el aeropuerto donde están no hay zona de juegos, lo más importante cuando estén haciendo una escala un poco larga es tratar de darle libre movimiento a los bebés para que puedan gatear, caminar o brincar según su edad y sus necesidades… Si uno de los padres puede irse a caminar un poco con el bebé por el aeropuerto lo hará pasar un momento agradable, con seguridad estará más tranquilo en el siguiente vuelo y quizás dormirá más fácilmente.
El cambio de horario
Si haces un viaje largo probablemente gozarás la dicha de adaptarte a un horario completamente diferente!
En nuestro caso tenemos 7 horas de diferencia entre los dos países, si a eso le sumamos un viaje de 24 horas ya te podrás imaginar que es muy agotador!
Según nuestra experiencia se necesita una semana para que el bebé se adapte completamente al nuevo horario, es decir que obtenga de nuevo las mismas rutinas de sueño que tenía en casa, por eso hay que ser muy pacientes, respetar sus horas de sueño, es decir que debemos dejarlo dormir cuando tenga sueño y no obligarlo a hacer siestas o despertarlo cuando nosotros queramos.
Recuerda…
Paciencia, buena actitud, hacer relevos para cuidar al bebé mientras uno de los padres duerme o por lo menos descansa e hidratarse bien.
Viajen con las vacunas al día y no está demás llevar un mini botiquín con medicamentos básicos que podría indicarte el pediatra para aliviar algunas molestias gripales o estomacales que podrían presentarse durante el viaje.

Este post también te interesa

Source: New feed

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies